Avituallamientos en aguas abiertas

D-N Jordi Sarola, director de CeNDieF

Foto: ©Marnaton

Uno de los aspectos más controvertidos en cuanto a las competiciones de aguas abiertas son los avituallamientos. Controvertido porque no solo son necesarios sino vitales para mantener constante la alta necesidad de energía y nutrientes necesarios para el nadador a lo largo de la prueba. La hidratación es básica para mantener el equilibrio hídrico corporal por la pérdida de agua por sudoración, respiración y orina. La alimentación es esencial para mantener al músculo continuamente suministrado de energía y evitar el vaciamiento de las reservas de azúcares (glucógeno) corporales.

Hidratación

Durante una prueba de natación en aguas abiertas hay altas tasas de sudoración y pérdida de líquidos, que se considera que están sobre los 400 ml/hora como media entre hombres y mujeres. Por lo tanto la hidratación en el avituallamiento es esencial.

Debemos considerar que no solo se debe consumir agua, sino bebidas energéticas (con calorías) e hidroelectrolíticas (con sales). Hay una gran controversia en el mundo de la nutrición sobre si hay que consumir o no este tipo de bebidas debido a la salinidad del agua en pruebas en mar abierto y que se considera que el nadador acaba tragando involuntariamente mucha agua.

Sabemos que los nadadores Pro no tragan agua, o bien es muy reducido el consumo involuntario de agua de mar, y que los amateurs pueden llegar a tragar hasta un litro de agua de mar de manera involuntaria. Hay una gran diferencia entre estos dos segmentos y hay que valorarlos de diferente manera.

También sabemos que otros nadadores consumen agua de manera voluntaria a modo de bebida isotónica e incluso lo entrenan, llenando bidones en sus entrenamientos en piscina con soluciones salinas de agua de mar aptas para consumo humano. Una de las marcas favoritas es Quinton en ampollas bebibles, en formato hipertónico e isotónico.

No voy a profundizar en este tema pero es esencial que el nadador de aguas abiertas de aguas dulces tenga claro que no debe beber agua por las toxoinfecciones (aguas muy contaminadas) y que el nadador de aguas saladas debe consultar con sus preparadores la posibilidad del consumo de agua de mar en función de su consumo involuntario, de sus ingestas en entrenamientos y de sus necesidades particulares.

Alimentación

Tener suficiente energia durante la prueba, especialmente si es larga, es muy importante. Por lo tanto, en las pruebas por encima de los 3 km es necesario parar para avituallarse y aportar energía  al cuerpo. Como pasa en muchos deportes los Pro pueden saltarse avituallamientos, ellos tienen suficiente base energética en forma de glucógeno y triglicéridos para mantener el umbral energético en pruebas cortas. Pero todo es cuestión de tiempo, si vas a tardar menos de una hora y vas a hacer podio parar va a ser una pérdida de tiempo, pero si la prueba es más larga, o eres un amateur… para y avituállate correctamente.

Los amateurs deben parar a avituallarse y consumir trozos de plátano, naranja y bebida energética, que son esencialmente los pocos alimentos que hay en las plataformas o embarcaciones de avituallamiento. Pueden llevar algún gel o gelatina o shot en el neopreno o en la boya en el caso de pruebas más largas.

Las travesías de muchas horas, como puede ser la vuelta a Menorca, requieren de avituallamientos más complejos, con una estrategia basada en lo que la organización tiene preparado más lo que pueden suministrarte los kayakistas o el soporte que puedas tener externo a la organización (si ésta lo permite).

Las marcas de bebidas isotónicas y energéticas tradicionales a nivel comercial suelen siempre estar presentes en estos avituallamientos, así como el plátano, la naranja o geles en algunas pruebas.

En travesías como el Estrecho de Gibraltar, donde hay asistencia de lanchas motoras la bebida isotònica, los hidrogeles, los sandwiches de mermelada, el plátano, gelatinas o chuches técnicas entre otrasm son buenas estrategias, pero siempre planificadas con detalle y probadas antes de la salida.

¿Y cuando llegamos a la meta?

En carreras cortas (menos de 3km) una recuperación posterior con isotónica, chocolate caliente con melindros o bocadillos de jamón dulce, salado o pavo son suficientes para reponer energía y glucógeno consumido.

Carreras más largas donde el nadador llega muchas veces hipotérmico y exausto primero es la recuperación energética: un recovery a base de hidratos de carbono y proteínas para después ya comer, y que mejor que esas paelles, con pescado y marisco.

Tomar suplementos de aminoácidos ramificados mejora la recuperación muscular posterior a la prueba, así como esos batidos recuperadores comerciales y caseros de los cuales ya hemos hablado en otras ocasiones.

Jordi Sarola
Dietista-Nutricionista
cendief

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*