Cómo fugarse de Alcatraz

Redacción

Foto: Vivek Khanzode y Water World Swim

El 11 de junio de 1962, los presos Frank Morris y los hermanos John y Clarence Anglin atravesaron las paredes de sus celdas de cemento, se colaron por un conducto de ventilación para subir al techo, bajaron por una tubería de desagüe, escalaron una valla de 4,5 metros y se adentraron en las frías aguas de la Bahía de San Francisco. Desaparecieron en la noche, vistiendo únicamente los pobres salvavidas que se habían confeccionado tras haber robado unos chubasqueros. Nunca fueron encontrados ni vistos nuevamente.

Estos son los datos de la primera fuga de la famosa cárcel de Alcatraz. 39 años más tarde, el 11 de junio de 2001, Pedro Ordenes y Gary Emich se convirtieron en los primeros nadadores en completar con éxito 100 veces el “Escape from Alcatraz”! Desde entonces, formar parte de la élite “Alcatraz 100 Club” se ha convertido en la ambición de muchos nadadores de aguas abiertas, según informan desde la empresa Water World Swim, actual responsable del cruce.

El fundador de Water World Swim, el nadador y entrenador Pedro Ordenes, ha asegurado a Revista Open Swim que “fue como un sueño poder hacer este nado por primera vez, pensando que solo 2km de distancia no serian de mayor preocupación. Sin embargo, después de haberlo completado, pensé que nunca más volvería a hacerlo. Fue una de las peores experiencias que he tenido, pues estaba sin ninguna preparación previa, y pensé que seria imposible repetir este desafío. Luego de pasar el susto, y el frío que duró cerca de una semana, me propuse realizarlo nuevamente. Esta vez entrenándome y asesorándome por expertos que habían hecho este cruce varias veces”. A estas alturas, Ordenes se ha ‘escapado’ ya de Alcatraz casi 1000 veces.

Y aunque no ambicionen llegar a los 1000 cruces, sí que son cientos los nadadores que cada mes se lanzan a las frías aguas de la Bahía de San Francisco, que como máximo pueden llegar a los 16,5ºC de temperatura. Y al contrario de lo que muchos piensan, la presencia de tiburones en la zona se limita a especies pequeñas que no suelen acercarse a la superficie. Tanto es así que desde Water World Swim aseguran que nunca ha habido un incidente en décadas, y que la único que debe preocupar a los nadadores es el riesgo de hipotermia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*