5 sensaciones que harán que también quieras nadar en invierno

Redacción

Llega el invierno, la temperatura exterior y la del mar empiezan a bajar, y muchos (¡no todos!) deciden dejar las aguas abiertas aparcadas y centrarse en dar vueltas y vueltas en la piscina, observando esas interminables líneas azules, hasta que el calor vuelva…

Por suerte cada vez somos más los nadadores que nos lanzamos al mar durante todo el año, con o sin neopreno (estos últimos van ganando adeptos), y que no dejamos de lado esa magnífica sensación de nadar en aguas abiertas.

Estamos convencidos de que estos 5 puntos harán que cualquiera, por muy aparcado que tenga el mar, quiera volver a las aguas abiertas.

  1. La sensación de libertad, la ausencia de límites.
  2. Sentir la sal en la piel, y la arena fría en los pies cuando entramos y salimos del agua.
  3. Tener la playa solo para ti y tus amigos.
  4. Poder reírte, y además con cierto orgullo, cuando te dicen que estás ‘chalado’ por nadar en el mar en invierno.
  5. Ese cosquilleo que produce la sangre, circulando por todo el cuerpo, mientras te das una ducha caliente después de haber nadado 1 hora con el agua a 12ºC.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*