6 consejos para arrancar después del parón veraniego

Por Tere Fullana, CEO de Tfswim

Con la llega del mes de septiembre y el fin de las vacaciones, nos toca volver a organizarnos, no solo en nuestro día a día sino también en nuestra rutina de entrenamientos. Y es que debemos retomar el ritmo del nuevo curso o temporada.

Las vacaciones han supuesto un merecido descanso para nuestra mente y una pequeña “transformación” para nuestro cuerpo. Pero ahora parece que todo se nos hace cuesta arriba: volver a las rutinas que nos llevan del trabajo al gimnasio, del cole al trabajo, intentar encajar alguna salida al mar o algunos metros en la piscina, e incluso pensar en ir a alguna travesía a final de mes…

Pero esta vez podemos hacer las cosas de manera diferente y organizar nuestros entrenamientos desde ya, para afrontar de la mejor manera posible la temporada. Estos son los principios que podemos aplicar y que valen para cualquier disciplina deportiva:

1. No hay prisa, lo normal ahora es no estar en plena forma ni física ni mental. Saberlo, reconocerlo y aceptarlo parece fácil pero hay que insistir y encajarlo bien.

2. Lo que pretendemos es ir poniendo las bases para la temporada. Así que, como todo es progresivo, de momento hay que ir a nadar un número de días que nos permita cubrir el objetivo que tenemos en mente.

3. No hay que ser ambiciosos con el número de entrenamientos. Pero sí hay que ser aplicado. Si marcamos 2, vamos 2. Si son 3, vamos 3. Pero no cada día; para eso existe el paso del tiempo, que encima beneficiará a nuestra mente, a nuestra mejora física y nos dará más opciones para poder progresar sin quemar estadios.

4. A medida que pasen las semanas del mes de septiembre, debemos ir teniendo montada la estructura de días por semana que vamos a entrenar, y que deberemos seguir el resto de la temporada. Si queremos dedicarle 6 sesiones de entrenamiento entre piscina, mar y gimnasio, intentaremos tener esos 6 días establecidos a final de mes.

5. Pero también tenemos que ajustar el tiempo que dedicamos a cada sesión. Así que, de nuevo en el inicio, cumpliendo esos 2 o 3 días que nos hemos marcado, de momento no buscamos alcanzar grandes tiradas, ni volúmenes, sino lo que nos apetezca, pues no hay un mínimo para nadie, esa negociación no es necesaria. Nuestro propio cuerpo habla bastante y si lo escuchamos iremos dándole lo que pide.

6. A medida que pasen las semanas, como vamos añadiendo sesiones de entrenamiento, ya estaremos sumando más metros o más tiempo de entrenamiento, así que ya tenemos una progresión lógica y adaptada a nosotros al 100%. Seguro que ya vamos respondiendo mejor: mente más despierta y rápida, mientras que el cuerpo va recuperando la forma .

Quizás de esta manera, ir a trabajar, dejar a los niños en el cole, organizarnos las comidas fuera de casa, e incluso apuntarnos a alguna prueba de final de calendario, sabiendo que tampoco vamos a hacer nuestra mejor marca, será posible y encima estaremos entrenando de nuevo.

 

AUTORA:

Tere Fullana
CEO de Tfswim

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*