Aumentan los ‘carriles’ en aguas abiertas

Redacción

Cada vez somos más los amantes de la natación en aguas abiertas que nos lanzamos al mar, lagos o ríos para entrenar, y las administraciones públicas se están dando cuenta de ello. Y es que las zonas habilitadas para que los nadadores podamos practicar nuestro deporte de forma segura, van en aumento.

Uno de los proyectos pioneros son las ya conocidas Vías Bravas, que desde 2014 han implantado una serie de ‘carriles’ marítimos a lo largo del litoral catalán. Pero la presencia y presión de los nadadores cada vez es mayor, y ya son varias las localidades costeras que han señalizado y habilitado un tramo de sus playas para los open water swimmers.

La Barceloneta, en Barcelona, que ya contaba con boyas indicando la separación entre las zonas de bañistas y embarcaciones, ha alejado varios metros la señalización permitiendo a los nadadores desplazarse sin peligro entre playas y por fuera de los espigones. En el Masnou (Barcelona) también habilitarán este verano un carril de 400 metros de largo y a 100 metros de la costa.

La playa de La Rada de Estepona, por su parte, anunció también el pasado mes de mayo la creación de un carril de 100 metros de largo y 25 de ancho situado a tan solo 50 metros de la orilla. La misma iniciativa se ha puesto en marcha en Benidorm, que ya cuenta con dos segmentos de 50 metros balizados en la playa de Poniente.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*