J. Corachán: “En el mar, es importante la orientación”

Redacción

Foto: Judith Corachán

Judith Corachán es una de las triatletas españolas más reconocidas del momento, y no es de extrañar si nos fijamos bien en su palmarés. En octubre de 2015 se proclamó campeona de España de larga distancia, mientras que el pasado mes de abril quedó 2ª en la Copa de España de media distancia en Arenales, Elche. Pero antes de forjarse una carrera como triatleta y entrenadora personal, Judith tuvo sus inicios deportivos en la natación.

Comenzaste tu carrera deportiva de niña, como nadadora del CN Hospitalet. Llegaste incluso a ser campeona de Cataluña y de España ¿Cuándo diste el paso al triatlón?

 Sí. Empecé nadando desde pequeñita con el cole y seguí en el Club Natació Viladecans, donde empecé a competir a nivel infantil y a tener una disciplina como nadadora. Pero me sabía a poco, y mis padres, junto a mi hermana, decidieron cambiarnos a l’Hospitalet, con doce años. Allí empezamos a entrenar mañana y tarde y a competir a un nivel alto. Pero con veinte años, al ver que me era muy difícil compaginarlo con estudios y trabajo, (la natación no da para vivir) lo dejé. Estuve muchos años sin nadar, probé otros deportes: futbol sala, running, carreras verticales….hasta el 2009 (con 25 años) que llegué al triatlón.

¿Por qué?

Fue un poco por casualidad. Hice un duatlón de montaña con unos amigos y lo gané. Entonces vino a buscarme el Club Triatlón Prat para ficharme y que probara con el triatlón. Yo estaba cansada de competir tantos años a un nivel alto y no quería volver a eso… La natación es muy dura y sacrificada, pero a la vez tenía ganas de volver a nadar y tener una motivación para hacerlo.

Muchos triatletas amateurs tienen dificultades con la sección de natación. En tu caso, y dada tu experiencia ¿es la parte fuerte?                                                                                

Sí. Obviamente siendo nadador tienes mucho ganado. Es cierto, que estuve muchos años sin nadar y algo se pierde, pero la técnica y la soltura en el agua no. Aunque reconozco que en la disciplina que destaco más es en el ciclismo. A mi nivel hay muchas buenas nadadoras.

¿Qué les dirías a esos triatletas que “temen” la natación?  

¡Temer no hay que temer nada! Les diría que busquen un buen entrenador para trabajar la técnica, que intenten nadar en grupo y que tengan una rutina semanal. Así se aprende mucho, se hace ameno y se nota la mejoría. Si tienen motivación para hacer un triatlón, pero no se atreven con la natación, que empiecen con distancias cortas ya que, al final, la natación es lo que menos cuenta en triatlón, es el sector más corto y que menos penaliza. Tienen dos disciplinas más para remontar.      

Cuando estás en el agua, durante una prueba, ¿sigues alguna táctica?

Intento nadar fuerte durante toda la prueba, ya que la natación no me supone mucho desgaste y quiero aprovechar para sacar ventaja si puedo. Sin picar mucho de pies, porque las piernas sí que es bueno reservárselas un poco. Sobre todo intento hacer una salida fuerte para estar delante y colocarme bien, luchar por estar en el grupo de cabeza si es posible. Y también controlo mucho las referencias para ir lo más recto posible a las boyas del recorrido o al arco de salida. Es muy importante una buena orientación para no hacer metros de más.

¿Y cómo preparas la sección de natación? 

En piscina. Entreno de dos a tres veces por semana con el grupo máster en el Club Natació Hospitalet. Así nado en grupo y tengo motivación para nadar. Además intento hacer alguna sesión en el mar, al menos a principio de temporada para familiarizarme con el neopreno, tener sensaciones…

¿Tu reto del año?

Seguir creciendo como deportista y sobretodo seguir disfrutando con lo que más me gusta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*