David Campá: “Que cada vez haya más travesías es un termómetro de la buena salud de este deporte”

Redacción

Foto: David Campá dando el briefing previo a la prueba

Desde 2008, Marnaton trabaja con el objetivo de popularizar la natación en aguas abiertas. De hecho es una de las empresas con más recorrido en nuestro país a la hora de organizar travesías. Y tras haber batido récord de participación en la última edición con casi 4.000 nadadores, el próximo sábado 7 de mayo arranca en Barcelona la que será ya la quinta edición de la Copa MARNATON eDreams. David Campá, director técnico de la empresa, nos ha contado cómo nació el proyecto y hacia adonde va ahora.

¿De dónde surge la idea de Marnaton?

Miguel Rahola y Mirentxu Vignau son los dos fundadores de la empresa. En su momento, ambos se engancharon tanto a las aguas abiertas que se propusieron hacer una travesía larga. Los dos veraneaban en Cadaqués, por lo que quisieron probar el recorrido Cap de Creus – Cadaqués…y les encantó.

Después de esto, Miguel empezó a formar un equipo y a ver cómo se podía montar una prueba de estas características. Para entonces yo trabajaba en el CN Barcelona, donde, entre otras cosas organizaba la Copa Nadal. Por ese entonces yo hacía triatlón y distancias relativamente largas en el mar…pero cuando me dijo “Me gustaría organizar una prueba de 6,5km en Cadaqués” pensé “no puede ser. No se va apuntar nadie!”. Recuerdo que yo lo miraba con cara de flipado….6,5km??!

Y esa primera edición, en 2008, tuvo éxito.

No sé cómo, pero empezó a correr la voz y se apuntaron 200 personas. Tuvimos una Tramuntana fuerza 5, un mar muy bravo, muy difícil. Realmente costó mucho en hacer esa travesía. De hecho, hasta se creó un grupo en Facebook llamado “Yo sobreviví a la 1ª Marnaton”!

Travesías han existido toda la vida, pero hasta entonces ¿quizás no tanto a nivel popular, no?

La verdad es que creo que fue la primera vez que se organizaba algo largo, pero con un espíritu más amateur. Era una travesía abierta a todo el mundo, y no sólo al perfil clásico de nadador. Aunque el primer año se apuntó gente con un relativo nivel, porqué en su momento 6,5km era muchísimo. Ahora se ha relativizado… dicen que ya no hacemos travesías de larga distancia porque 6,5km se le ha quedado corto a casi todo el mundo!

Marnaton como empresa, ¿ha tenido el recorrido deseado?

Ha ido por donde queríamos, pero es un proyecto inacabado. La hoja de ruta la marcas tú…somos un equipo tan heterogéneo que hemos ido sabiendo encontrar nuestro camino a medida que íbamos avanzando. Al final ha sido un cúmulo de lo que nos ha ido pidiendo el usuario. Nos hemos ido amoldando y viendo otra gente que también lo hace muy bien. Cada vez hay más, y es un termómetro perfecto de la buena salud de la que goza este deporte.

Recientemente habéis anunciado la Marnaton Non-Stop y os habéis sumado a la moda del SwimRun. ¿Hacia dónde tenéis pensado crecer ahora?

La idea no es crecer por crecer. Por ejemplo, añadimos travesías cortas porqué vimos que había gente que quería dar el salto a las aguas abiertas y no se atrevía con las más largas. También nos damos cuenta de que hay gente que quiere hacer cosas más largas… A partir de ahí nosotros cada año tenemos encima de la mesa varios proyectos, y es verdad que muchos no ven la luz. Eso no quiere decir que los tiremos…están en un cajón esperando el momento.

En estos 8 años, tendréis más de una anécdota.

Hemos tenido de todo. Recuerdo una travesía en Sitges en la que de repente vimos a un grupo de unos 50 nadadores parados en medio del mar, nerviosos…Era porque acababan de atravesar un banco de medusas. Y empezar a evacuar a todo el mundo, fue complicado.

¿Alguna divertida?

La pasada Navidad me contactó un nadador por un tema que yo ya ni recordaba. Resulta que justo antes de subir al barco de Cadaqués para el traslado a Cala Jugadora, me vino y me dijo “se me han roto las gafas! Llevo todo un año preparándome, y se me han roto las gafas!”. Obviamente en la mochila llevo de todo y sin problemas le di unas de sobra…y después me olvidé. Pero, no sé cómo, consiguió mi teléfono, me llamó en Navidad y me trajo un jamón!

Un cliente satisfecho.

En general la gente de las aguas abiertas es muy cercana, familiar, y esto se agradece. Es un sentimiento que, en nuestro deporte, aún mantenemos. Y si podemos inculcar a la gente que va entrando este espíritu que se respira en las travesías, no sólo en Marnaton, será muy positivo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*