La fauna del Estrecho de Gibraltar

Redacción

El Estrecho de Gibraltar es el único canal natural de comunicación entre el mar Mediterráneo y el Atlántico, y con una distancia mínima entre España y Marruecos de 14,4km se ha convertido en uno de los principales retos para los nadadores de aguas abiertas amantes de las largas distancias.

Cada año, hasta un centenar de personas cruzan a nado el Estrecho. Se preparan física y mentalmente, deciden si nadarán con o sin neopreno, si harán un trayecto o si nadarán ida y vuelta… Y estamos convencidos que más de uno se ha preguntado: “¿puedo encontrarme algún animal?”

Con una profundidad de entre 300 y 900 metros, la circulación de las masas de agua en el Estrecho está caracterizada por un sistema de corrientes este-oeste. Debido a que el Mediterráneo evapora más agua de la que recibe por lluvias y ríos, existe una diferencia de nivel con el Atlántico que hace que haya una corriente superficial permanente de agua oceánica en dirección este. Al mismo tiempo, existe una contracorriente de aguas mediterráneas profundas que sale hacia el Atlántico.

De esta manera, las condiciones oceanográficas y meteorológicas del Estrecho hacen que la presencia de cetáceos en sus aguas sea abundante. El encuentro entre las frías aguas del Atlántico con las cálidas y densas aguas mediterráneas favorecen la proliferación de plancton, creando un rico ecosistema, que es la base de la cadena alimenticia de los seres que habitan el medio marino.

Según estudios recientes, está demostrada la presencia de siete especies de cetáceos en la región del Estrecho, de los cuales, cuatro están presentes durante todo el año y se pueden considerar poblaciones residentes. Las otras tres especies se pueden observar en períodos estacionales y se consideran especies migratorias.

Entre las especies residentes encontramos:

Delfín común (Delphinus delphis). Con una longitud de 2 metros y unos 80 kg, siendo los machos mas grandes que las hembras, es uno de los delfines más bellos debido a su patrón de coloración. Tienen el lomo oscuro y el vientre blanco, y un color amarillento a ambos lados de la cabeza. Viven en manadas de entre 30 y 100 individuos y se alimenta principalmente de peces y calamares. Según la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) el Delfín Común en el Mediterráneo se encuentra en peligro de extinción, su población ha disminuido un 50% en los últimos 30 años, aunque a nivel global la preocupación es menor.

Delfín listado (Stenella coeruleoalba). Con una longitud de unos 2,5 metros y unos 100 kg, su coloración es gris azulado en el lomo y blanco en el vientre, con unas características listas oscuras y blancas en sus laterales, que le dan su nombre. Viven en manadas de cientos de individuos y se alimentan de peces, cefalópodos y crustáceos. Según la IUCN, el Delfín Listado se encuentra en una situación vulnerable a pesar de ser la especie más abundante del Mediterráneo, aunque a nivel global no corre peligro su existencia.

Delfín mular (Tursiops truncatus). Con un tamaño que varía entre 2,5 y 4 metros y unos 200-650 kg, su patrón de coloración es gris en el lomo y blanco en el vientre, característica que obedece a una técnica de camuflaje. Se desplazan en manadas de entre 15 y 25 ejemplares y se alimentan de peces y cefalópodos. Según la IUCN, el Delfín Mular se encuentra en una situación vulnerable en el Mediterráneo, ya que al poder encontrarlo tanto cerca de la costa como en alta mar, sus amenazas pueden ser desde aguas contaminadas cerca de costa hasta ser capturados de forma accidental por redes en alta mar. Sin embargo a nivel global su situación es menos preocupante.

Calderón común (Globicephala melas). Los machos adultos pueden llegar a medir 6,5 metros mientras que las hembras miden unos 4,5 metros y pueden llegar a pesar mas de dos toneladas. Su coloración también se diferencia entre jóvenes, siendo mas grisácea y adultos, siendo completamente negra. Tienen una mancha blanca en forma de ancla en el vientre, muy característica de la especie. Forman manadas de entre 20 y 50 individuos compuestas por madres e hijos manteniendo una estructura social matrilineal. Se alimentan básicamente de calamares, aunque también pueden comer peces o crustaceos. Según la IUCN, tanto en el Mediterráneo como a nivel mundial, los datos de los que se disponen no son suficientes para afirmar que su existencia no corre peligro.

Entre las especies migratorias encontramos:

Orca (Orcinus orca). Es una especie semi-residente que se puede observar durante los meses de julio y agosto coincidiendo con la migración de atunes que vienen a desovar en el mediterráneo. Pueden llegar a medir 9 metros y pesar 9 toneladas. La aleta dorsal en los machos puede medir hasta 2 metros. Su coloración es negra en el lomo y blanca en el vientre, con unas características manchas blancas ovaladas a ambos lados de la cabeza. Viven en grupos familiares con estructura matrilineal y consumen una gran variedad de presas, entre ellas peces y mamíferos marinos. Según la IUCN, no existen investigaciones ni censos que nos indiquen que la población se encuentre en peligro.

Cachalote (Physeter macrocephalus). Especie semi-residente se puede observar principalmente en los meses de verano. Pueden llegar a medir 18 metros y pesar 50 toneladas, convirtiéndolo en la ballena con dientes mas grande del planeta. Su coloración es gris oscuro. Se alimentan de calamares que cazan hasta 1000 metros de profundidad, pudiendo estar sumergidos hasta 50 minutos. Los machos suelen vivir en solitario, uniéndose a grupos de hembras en épocas de reproducción. Según la IUCN, la población de Cachalotes en el Mediterráneo se encuentra en peligro de extinción y su situación a nivel mundial es vulnerable, siendo la contaminación de sólidos, la acústica y las colisiones con embarcaciones sus principales amenazas.

Rorcual común (Balaenoptera physalus). El rorcual común no es residente en el estrecho. Se puede observar principalmente entre primavera y verano, cuando migran hacia el atlántico y a finales de verano cuando vuelven a migrar hacia aguas mediterráneas. Es el segundo animal mas grande del planeta después de la ballena azul, llegando a medir hasta 25 metros de longitud y pesar hasta 75 toneladas. Su coloración es gris oscuro en el lomo y blanco en el vientre. Se alimentan básicamente por filtración de plancton, pequeños peces y hasta cefalópodos y crustáceos. Según la IUCN, el Rorcual en el Mediterráneo se encuentra en una situación vulnerable y en peligro de extinción a nivel global.

Las poblaciones de cetáceos en el estrecho de Gibraltar se ven afectadas por el intenso trafico marítimo de la zona y las actividades pesqueras. Así pues, según los expertos, es urgente desarrollar medidas para controlar estos problemas y que ayuden a proteger a estas especies.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*