Rafael G. Mesa: “Para cruzar el Estrecho, recomendamos venir con currículum”

Redacción

Foto: ACNEG

Con 14.4km en su tramo más corto, el cruce a nado del Estrecho de Gibraltar se ha convertido ya en un clásico y en una travesía casi obligada para cualquier nadador de aguas abiertas amante de la larga distancia. Rafael Gutierrez Mesa, presidente de la Asociación de Cruce a Nado del Estrecho de Gibraltar (ACNEG), nos cuenta de primera mano la historia de la travesía y los requerimientos para realizarla hoy en día.

¿De cuándo son los primeros datos registrados sobre el cruce? 

Los primeros datos datan de 1927, cuando dos señoritas inglesa Mercedes Gleitze y Miss Hudson hicieron el intento de cruce desde la ciudad de Tánger con la pretensión de llegar a la ciudad de Gibraltar. No lo consiguieron ya que la ruta seleccionada no era la más adecuada. Un año más tardeMercedes Gleitze lo volvió a intentar, esta vez desde la ciudad de Tarifa llegando a la vecina costa de Marruecos en 12 horas 50 minutos. Fue un 5 de Abril, Jueves Santo.

Los motivos que llevaron a estas señoritas a intentar el cruce fueron su rivalidad en natación de aguas abiertas, que si bien en España no era común, se venía haciendo desde hacía tiempo en Inglaterra.

¿Y en qué año nace la ACNEG?

La Asociación de cruce a nado (ACNEG) se creó allá por 1999. Hasta entonces un grupo de tarifeños veníamos colaborando con Cruz Roja en el acompañamiento de cruces a nado, y la verdad es que eran pocos los nadadores que lo intentaban cada año. Aún así  esto nos hizo reflexionar y llegar a la conclusión de que hacia falta un organismo que facilitará a los nadadores los trámites que conlleva un cruce, así como asesoramiento técnico y material para hacer el cruce. Siguiendo un poco el modelo de la Asociación del Canal de la Mancha (Channel Swimming Association, CSA) nos pusimos en marcha y fundamos la ACNEG.

Desde su creación, ¿cuántos cruces se han realizado?

Hemos realizado 455 cruces reglamentarios, 519 con traje de neopreno, 20 cruces por relevos y 11 cruces de ida y vuelta. Es decir más de 1000 cruces.

¿Alguna anécdota que recuerde especialmente?

Tenemos muchas, algunas de ellas muy simpáticas. Por ejemplo, en 2003 cruzó el griego Giorgios Paparnakis Athanassios. Era un nadador bastante grande y grueso, y al no encontrar vaselina decidió aplicarse en el cuerpo grasa mecánica (que se utiliza para engrasar piezas de los automóviles). La extendió por todo el cuerpo y resultó que la grasa era de color verde. Fue bautizado por el equipo acompañante como el increíble HULK.

En Julio de 2010 ayudamos a cruzar al nadador asturiano Arturo Alonso Perrote, al que le faltaba una pierna (hay muchos andadores con discapacidad en los cruces). Cuando el nadador fue recogido en la costa africana y estábamos llegando al puerto de Tarifa nos paró la embarcación policial de la Guardia Civil con objeto de hacer una inspección rutinaria. A la pregunta de qué estábamos haciendo le dijimos que Arturo (que estaba aún con traje de baño) había cruzado a nado el Estrecho de Gibraltar. Los miembros de la Guardia Civil, extrañados, se quedaron mirando la “no” pierna del nadador a lo que éste contestó que se la había comido un tiburón!

Han habido otras muchas anécdotas, algunas no tan agradables como estas, como podéis imaginar, más de 1000 cruces dan para todo.

Actualmente, ¿cuántos cruces al año se realizan?

Nosotros podemos realizar un promedio de 50 cruces anuales, con un máximo de 4 nadadores por cruce. Muchos cruces son de 1 solo nadador, y solemos terminar la temporada con alrededor de 100 a 110 nadadores cruzados. Aunque todo depende de que la climatología acompañe.

¿Y todos consiguen acabar con éxito?

Calculamos un 97% de éxito. La verdad es que el cruce del Estrecho es un travesía asequible siempre y cuando sea bien dirigida. El mayor problema quizás sea el comportamiento que tengan las fuertes corrientes el día del cruce que, aunque la Organización suele tenerlas en cuenta, acostumbra a haber muchas sorpresas de un cruce a otro.

¿Cuántas peticiones tienen al año? ¿Hay lista de espera?

La demanda supera en muy mucho a la oferta. Este es un cruce internacional e incluido dentro de los 7 cruces más famosos del mundo que todo nadador de aguas abiertas quiere realizar (7 Oceans). Nos vienen peticiones de todo el mundo. Son cientos de solicitudes, de las que solo podemos atender unas cuentas cada año. Hay que tener en cuenta que hay muchas repeticiones de cruces que no se pueden realizar por la climatología, así como peticiones que vienen esperando varios años.

¿Algún consejo para conseguir plaza de un año para otro?

Solemos pedir que envíen un email de solicitud lo más pronto posible, esto nos valdrá a la Asociación como referencia en la fecha de solicitud y posteriormente lo incluiremos en una lista de espera.

¿Cuándo se suelen realizar los cruces?

Los realizamos desde el mes de Abril hasta finales de Octubre, aunque hay años que podemos hacer algún que otro cruce a finales de Marzo, como ocurre este año.

¿Qué recomendaría a los nadadores que quieran realizar el cruce?

La mejor recomendación es que se hagan de un currículum, que experimenten con otros cruces de aguas abiertas más sencillos y vayan cogiendo experiencia, que entrenen técnica de velocidad ya que es lo más importante para este cruce.

Por último, solo añadir que desde hace tiempo la Asociación de Cruce a Nado del Estrecho (ACNEG) es la que puede garantizar y certificar los cruces a nado del Estrecho. La tentación de hacerlo por otros medios (aunque puedan resultar más económicos) hace que la prueba no sea tan reconocida y se pierda en la memoria. La Asociación Internacionales de Aguas Abiertas (WOWSA) reconoce a la ACNEG como su referencia para este cruce.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*