El control de la posición del cuerpo, fundamental para la mejora en el agua

Por Tere Fullana, CEO de Tfswim

El control de la posición, sobre todo cuando hablamos de aguas abiertas, es uno de los aspectos por los que es importante empezar cualquier trabajo técnico que persiga la mejora en el rendimiento del deportista.

En el agua, controlar cómo llevamos el cuerpo a medida que movemos brazos y piernas, es una tarea muy compleja, ya que trabajamos en un plano al que no estamos adaptados: el horizontal.

Si nadar ya es problemático, porque se lleva a cabo en un medio que no es el nuestro y encima la posición es totalmente estirada, las referencias sobre nuestro esquema corporal se ven alteradas por completo.

Por eso es muy interesante poder ejecutar los movimientos bajo supervisión técnica, y hacerlo con algunos recursos metodológicos facilitará la comprensión global del nado.

Tomemos como ejemplo el caso de las bailarinas o gimnastas. Sobre todo estos segundos, deben ejecutar ejercicios en el que los planos de movimiento se van alternando constantemente, por ejemplo cuando tienen que hacer una pirueta en el aire.

Sus entrenamientos siempre son delante de espejos, ya que una cosa es la imagen que tiene nuestro cerebro sobre una posición determinada y la otra la que el espejo realmente refleja.

Nadar con espejos en el fondo de la piscina, e incluso ejecutar los movimientos fuera del agua en un plano vertical u horizontal delante de un espejo, puede ser de gran ayuda para lograr el autocontrol de la postura y la mejora del esquema corporal del deportista.

Los espejos nos dan feedback inmediato. Tienen el mismo efecto que los videos, con el valor añadido que vemos lo que está pasando a tiempo real, y esto nos permite modificar al momento la posición de la cabeza, la colocación de los brazos y su recorrido, que en definitiva son los que van alternando la posición de nuestro cuerpo a medida que cometen errores en sus trayectorias.

El cuerpo en el agua es nuestro punto de apoyo, nuestro centro de fuerzas y nuestra base de deslizamiento. El cuerpo es el que tiene que ser propulsado por el agua. Si la posición no es buena, nuestro desplazamiento se verá afectado. Así que antes de pensar en agarres y codo alto, mirad si vuestro cuerpo se comporta como una tabla o como una serpiente.

DCIM100GOPRO

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*